×

Parto prematuro: Cuidados del bebé

El parto prematuro es aquel que ocurre antes de las 37 semanas promedio de gestación, esto quiere decir, que el bebé llega poco más de un mes antes de lo previsto.

Esta es una de las preocupaciones más comunes en las futuras mamás y si eres una de ellas o estas considerando serlo pronto, te preguntarás respecto a los riesgos existentes y los cuidados que debes tener.

El bebé se enfrenta a diversas complicaciones al no haber terminado el tiempo de gestación en el vientre materno, estas varían, pero es sabido que mientras más prematuro nazca el bebé, el riesgo de complicaciones aumenta.

El parto prematuro es una de las mayores causas de discapacidad o muerte, sin embargo, con una buena atención el bebé se puede recuperar satisfactoriamente.

Cuando ocurre un parto prematuro este depende de distintos factores como el desarrollo del bebé, si hay condiciones congénitas, hasta posibles complicaciones que podría enfrentar la madre.

Este suceso suele alterar a las madres ya que piensan que el bebé no va a estar bien o va a tardar mucho en ir a casa, pero no es así, aunque sí es una señal de alerta, el bebé, con los cuidados correctos, podrá estar en casa sin ninguna complicación.

¿Porqué puede haber un parto prematuro?

Hay diversos factores determinantes para la existencia de un parto prematuro y si bien en ocasiones estos provienen del desarrollo del bebé, un factor determinante es tu estado de salud, si la mamá no está bien, el bebé tampoco.

Entre los factores principales de riesgo se encuentran: el peso, la edad, si padeces hipertensión o diabetes, problemas uterinos y el estado emocional, la depresión y el estrés afectan en gran medida cómo se desarrolla un embarazo.

De igual forma, el consumo de tabaco, alcohol y sustancias ilegales afectan el embarazo, ya que son perjudiciales para tu organismo y pueden ocasionar que tu bebé sea prematuro.

Hay ciertas señales de alerta que puede avisar respecto a un parto prematuro, entre las cuales se encuentran las siguientes:

  • Sangrado vaginal: El sangrado vaginal puede representar una alerta de aborto, por lo tanto deberás de tener cuidado ante esta señal y no dejarla pasar de largo, además podría indicar presión alta en el vientree.
  • Contracciones anticipadas: Si presentas contracciones antes de la semana 37, esto podría significar que va a ocurrir un parto prematuro.
  • Ausencia de movimientos del bebé o disminución de los mismos: Si después de la semana 28 los movimientos de tu bebé cesan o disminuyen debes de ir con tu doctor lo antes posibles ya que se trata de problemas fetales.
  • Dolor abdominal: Este dolor puede ser el desprendimiento de la placenta de la pared uterina o un embarazo ectópico.
  • Escuchar zumbidos o ver destellos: Estos síntomas son comunes de un padecimiento llamado preeclampsia y son aún más comunes si se presentan después de la semana 20. Este padecimiento requiere de cuidados especiales o de la inducción del parto.
  • Fiebre: Esto puede representar una señal de diversas infecciones y si bien el bebé se encuentra protegido, estas pueden afectar el desarrollo del embarazo.
  • Infecciones vaginales o urinarias: Se pueden identificar por la existencia de un sangrado al orinar o una secreción maloliente, se requiere atención inmediata.

Recomendaciones preventivas

Existen muchas formas de poder evitar o corregir los factores de riesgo que favorecen la existencia de un parto prematuro además de llevar un correcto control prenatal.

Hacer ejercicio

Aunque muchas mujeres creen que puede perjudicar el embarazo, realizar algún ejercicio aeróbico tiene grandes beneficios y es un mito que el ejercicio físico puede afectar al bebé o complicar el embarazo, a menos que sea una recomendación médica.

Consumir suplementos y vitaminas

Además de tomar ácido fólico, el médico tratante te podrá recomendar algunas vitaminas, minerales o suplementos que ayuden a un mejor desarrollo del bebé, como magnesio o complementos vitamínicos.

Hacer caso a las señales de alarma

Durante el embarazo hay una oleada de síntomas, si bien algunos son normales, existen otros que requieren atención; por ejemplo los que te mencionamos anteriormente o cualquier síntoma que resulte anormal para ti.

Seguimiento médico constante

El control médico es primordial y debe de realizarse constantemente a lo largo del embarazo para detectar cualquier tipo de anomalía que ocurra, pero esto no quiere decir que caigas en la paranoia, sólo que seas cuidadosa.

Evitar emociones fuertes o estrés

Cómo ya te mencionamos, emociones como estrés o ansiedad pueden ocasionar un parto prematuro ya que alteran el curso del mismo y pueden afectar la salud de la madre.

Riesgos del parto prematuro

Uno de los principales riesgos que enfrenta un bebé prematuro, es tener dificultad para respirar, mejor conocida como Síndrome de Dificultad Respiratoria. Ocurre debido a la inmadurez de los pulmones.

Al padecerla el bebé deberá ingresar a cuidados intensivos y recibir asistencia externa para poder respirar.

Entre los padecimientos que puede tener tu bebé se encuentran los siguientes:

  • Síndrome de estrés respiratorio: Es una afección respiratoria ocasionada por la inmadurez de los pulmones, ya que aún no hay suficiente surfactante, o sea, el líquido que permite que los pulmones permanezcan expandidos,.
  • Enfermedad crónica en los pulmones: Esto quiere decir que el bebé necesitará oxígeno por mucho tiempo, hasta meses, puede que con estos los pulmones maduren o tengan complicaciones leves, posteriormente.
  • Apnea: Ocurre cuando hay una pausa temporal en la respiración y es común en niños prematuros, se asocia a una disminución del ritmo cardiaco.
  • Retinopatía: Es una enfermedad de los ojos que ocurre debido a que la retina no se encuentra correctamente desarrollada. La mayoría de los casos se resuelve sin tratamiento, pero en otras ocasiones se necesitará de una cirugía láser.

Cuidados del bebé prematuro

Los cuidados que un bebé prematuro requiere son específicos debido a su frágil estado de salud, al llevarlo a casa es importante que los consideres para garantizar su recuperación.

  • 1. Es importante que mantengas una buena higiene al tocar o cargar al bebé, es recomendable un lavado de manos constante.
  • 2. Al no tener mucha grasa corporal la temperatura del bebé baja, mantenlo abrigado y en contacto directo con tu piel.
  • 3. Acuesta al bebé boca arriba, así en caso de apnea, podrá recuperar la respiración de forma más fácil.
  • 4. Aliméntalo con leche materna, si el bebé está débil puedes bombear la leche y alimentarlo con un biberón.

Si tienes un bebé prematuro, mantén un control médico constante y no dudes en seguir sus recomendaciones.

Recuerda que como parte de los cuidados pueden adscribir a tu bebé a tu seguro de gastos médicos mayores.

El seguro, en caso de que cuentes con uno que te esté brindando la cobertura de embarazo, podrá brindar las primeras atenciones al bebé.

El bebé podrá recibir atención durante los primeros dos meses de su nacimiento, pero es importante que avises con un tiempo de anticipación a la aseguradora en caso de que quieras añadir a tu bebé a la póliza médica.


Equipo Gastosmedicos.mx

imagen

Aseguradoras

Gastos Médicos Menores

Seguro de Salud

Guías

legales